testimonios

Mi propio caso

Dr. Diego Hernán Mellino Georges
Mi caso fue el más duro que me tocó vivir. Habiamos planeado un viaje en moto desde EE.UU hasta Argentina luego de terminar nuestros estudios.
Pero algo sucedio.

En el año 2001, junto con mi colega y amigo Hernán Novarini, decidimos hacer un viaje desde EEUU a Argentina en moto. El propósito del viaje, además de ser un gusto personal, era difundir el conocimiento de la quiropraxia dando charlas en algunos centros asistenciales.

También estábamos vinculados con asociaciones como "Felices los Niños" (para la lucha contra los chicos de la calle), "Fundación Huésped" (para la lucha contra el sida), y se podían hacer donaciones a través de la pagina web en el cual se seguía nuestro viaje.

Así que en Junio del 2001 arrancamos desde EEUU. Inicialmente el viaje estaba programado para hacerlo en 6 meses. Luego de 15 días en la ruta , nos dimos cuenta que tardaríamos el doble, casi 12 meses. Debido a la hospitalidad de la gente y su interés por la quiropraxia, en cada lugar que íbamos parando nos retrasábamos mucho con respecto al calendario previsto.

A los 3 meses de andar, ya nos habíamos hecho a la idea de que el viaje iba a llevar un año, pero lamentablemente se nos termino antes de lo previsto. El 29 de septiembre, luego de pasar por "LA RUTA DE LAS PIRAMIDES" cerca de Ciudad de Mérida en México, tuvimos un accidente.

Era cerca del mediodía. En la ruta había un gran pozo y por intentar esquivarlo me caí en la banquina. Por desgracia que en ese lugar estaba lleno de piedras muy grandes. Se trabo la rueda delantera y salí despedido. Caí de cabeza y mi cuerpo se doblo a la mitad, fracturándome la columna vertebral. En ese momento quede boca arriba en el piso sin sentir absolutamente nada desde mi pecho hacia abajo, por suerte mi amigo y colega Hernán estaba sin un rasguño y pudo asistirme. A partir de ahí comenzaron los peores 20 días de mi vida.

Me trasladaron a la ciudad de Mérida para poder hacerme todos los estudios necesarios. Los resultados mostraban un aplastamiento de la columna y una fractura en 3 segmentos dorsales, la D7, D8, D9.

La vértebra Dorsal 8 era la más afectada y acuñada y la que se había desplazado hacia dentro de mi medula causando la parálisis total de mi cuerpo del pecho hacia abajo.

Ahí comenzaron todas las diferentes teorías. En ese momento estaba con 2 neurocirujanos, 2 traumatólogos y 1 neurólogo, que insistían y me aseguraban que si no me operaban en 24 hrs., no iba a caminar nunca más. No conforme con este planteo, empezamos a contactar a unos colegas. Fue así que Lou Corletto un profesor de la Universidad viajo a Mérida al día siguiente para verme y ver los estudios. Ahí tome la difícil decisión de no operarme y empezar a ajustar y alinear mi columna (fracturada) cada 2 horas.

La tarea estaba a cargo de Lou y de Hernán. A las pocas horas de empezar a mover mi vértebra empecé a tener una sensación muy rara por mis piernas. Era una sensación de fuego interno, aunque cuando me tocaban no sentía nada. Luego de cada ajuste poníamos un peso en la columna para ayudar a que la vértebra se desplace fuera del canal medular.

De a poco empezamos a espaciar los ajustes, a medida que iban cambiando mis sensaciones. Pase 19 días en México sin conseguir que me trasladaran . Los 19 días más largos de mi vida. Ningún avión me quería trasladar dado el reciente atentado a las torres gemelas en EEUU el 11 de septiembre. Finalmente pude viajar. Al llegar BsAs, Hernán siguió realizando las alineaciones, ya un poco más espaciadas. En este momento estábamos en 6 por día.

Al decidir no operarme tuve que estar en cama boca abajo más de tres meses esperando que suelden mis vértebras.
Tiempo en el que Hernán seguía movilizando la vértebra fuera de la medula.
Después tuve que empezar a aprender a gatear nuevamente y finalmente tuve que aprender a caminar.

Como verán para mí la quiropraxia no es solo una profesión que nos permite ayudar a muchísima gente día a día, sino que es lo que me salvo la vida, lo que me permitió que hoy vuelva a caminar.

GRACIAS A DIOS QUE ME ILUMINO Y ME DIO AMIGOS COMO HERNAN NOVARINI Y LOU CORLETTO.